Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-


Se conserva en la biblioteca de la universidad de Yale y es realmente enigmático, ya que continúa sin descifrarse aunque algunas teorías defienden la hipótesis de que se trata de una broma sin sentido. Si eso fuera se trataría de una elaboradísima y desconcertante broma.

Es pequeño, de apenas 15 por 22 centímetros, de 246 páginas de muy fino pergamino muy trabajado, la mayoría de ellas con ilustraciones.

De su estudio e intentos de desciframiento se deduce que está todo él escrito por la misma mano, pero carece de título, fecha y autor. Tampoco tiene capítulos, aunque por la naturaleza de las ilustraciones se ha dividido en 5 partes: herborística, astronomía, biología, farmacéutica y recetario. Pero podría no ser así, al no haberse logrado descifrar su texto. La sección mayor es la de herborística y en ella cada página está acompañada del dibujo de una planta. Esos dibujos, por supuesto, llevan siendo estudiados por especialistas botánicos y biólogos durante al menos 1 siglo, con la perturbadora conclusión de que se trata de plantas desconocidas la mayoría de ellas. Hay algunas excepciones como por ejemplo la aparición de un dibujo de una hortaliza llamada acedera y dos o tres más.

La misma sensación perturbadora la tiene las demás secciones. La de astronomía tiene ilustraciones de estrellas y constelaciones también desconocidas, aunque también aparecen símbolos astrológicos reconocidos. Y la de biología está repleta de dibujos de mujeres desnudas, parece que “bañándose” en estanques o cisternas interconectados, en una red de complicadas “instalaciones”.

La fecha del manuscrito es bastante fácil de ubicar, además de por las noticias y referencias sobre él a partir del siglo XVI, por el tipo de caligrafía que corresponde a una muy usada en Europa en el siglo XV: cursiva humanista.

Su nombre, Voynich, se debe a su descubridor en 1912, un lituano químico y farmacéutico nacido en 1865 de vida azarosa. Por problemas políticos fue encarcelado por la policía zarista y deportado a Siberia en 1885 durante 5 años. Logró fugarse a Alemania y más tarde llegó a Londres donde se casó. Él y su mujer se dedicaron un tiempo a escribir y enviar a Rusia literatura revolucionaria, además de traducir al inglés obras de Marx y Engels. Voynich empezó también a interesarse por los libros antiguos, hasta el punto de prosperar con ese tema y lograr un importante comercio de libros raros. Para descubrirlos y adquirirlos hizo numerosos viajes por Europa. En el curso de uno de ellos en 1912, por Italia, encontró este raro manuscrito en un arcón, lleno de libros viejos que los jesuitas querían vender, en la biblioteca del colegio jesuita de Villa Mondragone de Frascati, cerca de Roma. Hojeándolo descubrió entre sus páginas una carta en latín, fechada en 1666.

Tras su compra fotografió todas sus páginas y se las envió a importantes lingüistas de su tiempo, pero ninguno logró descifrar su texto, ni sus caracteres.

La carta encontrada en su interior había sido enviada a Athanasius Kircher, con fama en su tiempo de ser el hombre más ilustrado y culto de su época. Era un científico, matemático, astrónomo, geógrafo y lingüista experto en idiomas orientales, además de inventor. Tradujo, entre otras cosas, del árabe al latín la famosa Tabla Esmeralda. Y por supuesto también tenía gran reputación como descifrador.

El remitente de la carta encontrada en el interior del manuscrito era Johannes Marcus Marci, rector de la universidad de Praga, y por el propio contenido de la carta se sabe que ya le había escrito otra carta anterior, por el mismo motivo. Pedirle el desciframiento del manuscrito.

Por los papeles de Kircher se sabe que, anteriormente, ya había recibido otras cartas con idéntica petición del anterior dueño del manuscrito, Georg Baresch, una de las cuales se conserva actualmente. Pero Kircher no pudo descifrarlo.

Por el contenido de la carta de Marci, encontrada dentro del manuscrito, se conocen algunos datos de la historia del libro. Entre otros que perteneció al emperador Rodolfo II de Bohemia, famoso por su afición a la alquimia y otros temas esotéricos, el precio que pagó por él: 600 ducados, y su creencia de que su autor había sido el famoso Roger Bacon, monje, matemático, filósofo y alquimista inglés del siglo XIII. Tiene sentido en cuanto que Bacon defendía la necesidad de escribir los libros en códigos cifrados, por considerar que no todos debían leerlos. Pero claro, por la datación del manuscrito se supone que ambos están separados por dos siglos.

El caso es que desde que Rodolfo II se lo vendió o regaló a Baresch y luego éste se lo pasó a Marci se pierde el rastro del manuscrito durante 246 años, hasta su redescubrimiento por Voynich, que lo conservó hasta su muerte. Parece ser que su viuda lo vendió a mediados del siglo XX.

El caso es que el manuscrito apareció en manos del americano H.P. Kraus, experto en libros antiguos, quien afirmó haber pagado por él 24.500 dólares. Pero posteriormente y aunque lo intentó no logró venderlo. Y así acabó donado a la biblioteca de la universidad de Yale.

El primer intento de descifrarlo en el siglo XX (en 1921) fue por el profesor Newbold de la universidad de Pennsylvania. Creyó identificar un subtexto griego bajo el texto cifrado y afirmó que su autor había sido Bacon. Pero su subtexto era en realidad grietas en la capa de tinta por el paso del tiempo.

 El segundo fue en 1940 por dos criptógrafos: Feely y Strong.

Al final de la segunda guerra mundial, el equipo de criptógrafos que descifró el código de la armada japonesa también lo intentó inútilmente. En 1978 fue el filólogo Stokjo. Antes de fracasar barajó la hipótesis de que estuviera escrito en ucraniano pero sin vocales. En 1987 el médico Levitov lanzó la hipótesis de que hubiera sido escrito por los cátaros, los herejes medievales exterminados en la edad media, en una mezcla de idiomas.

El más reciente intento, en el 2000, por el doctor Rugg, médico y psicólogo, ha concluido con una resolución ambigua que nos deja como al principio. Lo que logró demostrar es que podía ser una gigantesca broma, pero no podía asegurarlo. El autor de esa elaboradísima broma podría ser un personaje histórico al que le pega mucho: el aventurero inglés Edgard Kelley, conocido del mago y alquimista, protegido por la reina Isabel I, Jhon< Dee. El motivo vendérselo al aficionado a estos temas Rodolfo II.

Los críticos de esta hipótesis comentan que el “voynichés” es demasiado complejo en su estructura, con sutiles regularidades en su estructura y distribución de palabras.

Los soñadores nos quedaremos con la hipótesis de que ese manuscrito pudo ser escrito por alguien en contacto, de alguna manera, con algún tipo de universo paralelo con constelaciones, plantas, estructuras e idioma propios, que quiso dejar constancia de su saber por alguna razón.

Los que tienen miedo a soñar, o a considerar cualquier tipo de hipótesis que se salga de lo “normal” preferirán la hipótesis de la bromita.

Los abiertos escépticamente a todo, se mantendrán atentos a cualquier hipótesis interesante y cualquier futuro intento de desciframiento.

Mientras tanto allí seguirá el manuscrito, en su biblioteca americana. Desafiante y bello.

BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com
BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.