Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-

El fuego es un elemento que atrae el sexo, el amor, la pasión, los cambios dramáticos y la voluntad. No solo destruye, sino que también transforma.

Es esencialmente un elemento masculino. Rige al sur, las estaciones de verano y obviamente al color rojo.

La magia del fuego destruye todo lo negativo, por lo tanto es uno de los elementos indispensables para todo ritual.

Para lograr buenos resultados con la magia natural tiene que existir un conocimiento de rituales, encantamientos, horarios y se debe hacer como si formara parte de tu propio ser.

Cuando se aplica esta magia, también se le da concentración y visualización al pedido, por lo tanto el éxito no puede fallar.

Pero atención: Toda magia fundamentada en hacer daño, perjudicar, cambiar, forzadamente, el sentir de otro ser humano está destinada al fracaso.

La magia del fuego no es una novedad, existe desde hace muchos siglos o mejor dicho milenios, se practicó primero con antorchas.

Toda magia es de fe, de oración, es una ofrenda de energía pura. Con toda seguridad se puede afirmar que la magia descansa sobre el principio de la evolución universal del cosmos, extendiéndose a todos los planos de la naturaleza mineral, vegetal, animal y espiritual.

La magia enseña a dirigir el pensamiento y a utilizarla en los momentos propicios para la evolución armoniosa. La técnica de la magia del fuego consiste en utilizar estas fuerzas para un objetivo determinado y ponerla en práctica con las recomendaciones y técnicas necesarias. Para contribuir a dirigirla hacia la realidad de sus ilusiones y la ayuda a sus problemas o aflicciones.

A veces, a algunas personas, les pasa en una porción de tiempo determinado de todo, en definitiva, que la mala suerte les persigue, pues bien, a modo de ayuda, les brindo un conjuro para frenar esa continuidad de mala suerte:

Durante la noche encender un fuego pequeño sobre un lugar seguro. Escribe en un trozo de papel las palabras MALA SUERTE. Luego, escribe debajo cualquier cosa mala que te haya ocurrido en los últimos tiempos. Finalmente, dibuja una gran cruz sobre el papel con un marcador indeleble.

Arroja el papel al fuego, diciendo este conjuro tres veces:

“Fuego, fuego que llevas mi cruz,
Dad a mi camino tu luz,
Fuego, fuego de la antigüedad,
Ilumina mi oscuridad,
Fuego, fuego que atraes la muerte,
Incinera mi mala suerte”

Luego de decir este conjuro, sentarse y concentrarse en que la mala suerte se aleje y la buena suerte se ponga en nuestro camino. Extinguir luego el fuego con cuidad.

Si alguien los realiza, sería interesante que nos cuente si le dieron resultado y si tuvieron dificultades para realizarlos.

Cabe destacar que mi profesión está relacionada con este elemento, la soldadura metálica y en especial el arte de la Forja, que la magia de mis manos domina. Gracias a este elemento, en antaño, se daba forma a los metales, escudos, cascos, enrejados, armas, útiles de agricultura, joyas y un largo etc. También a traves de este elemento, se ejecutaban a las brujas o meigas.

Espero que os ayude al menos a estar mejor. Que el universo conspire para que la felicidad predomine en vuestras vidas…
BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com
BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.