Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-

Este oscuro episodio de la historia ocurrido en la Bahía de Massachussets, en lo que hoy constituye una parte de la ciudad de Boston en los Estados Unidos, trajo momentos de angustia y zozobra a una población que vivía atormentada por la brujería, pero también por las crueles castigos a los que eran sometidos quienes eran considerados como portadores de esta ciencia del demonio. 

El origen de esta historia de las brujas de Salem se remonta al año 1692, época en que la ley que regía a Massachussets dictaminaba que la práctica de la brujería estaba considerada como una grave afrenta contra el Estado.

Por aquel entonces, las acusaciones de brujería prácticamente condenaban a la pena de muerte por ahorcamiento a quienes se negaban a aceptar este tipo de prácticas, pudiendo salvarse siempre y cuando admitieran su culpa. Sin embargo, el estigma que se asentaba en ellos terminaba siendo tan fatal como la muerte misma.




Una esclava de las Antillas llamada Tituba, y que se encargaba del cuidado de las niñas Parris tenía la habilidad de poder leer el futuro en la clara del huevo y por su origen profesaba una religión distinta a la oficial.

Por aquel entonces, las niñas Parris empezaron a adoptar comportamientos extraños como llantos sin razón aparente para ello, además empezaron a correr en cuatro patas como animales y hasta se les oía ladrar algunas veces. Luego de ser examinadas por un médico y no encontrase causa natural para esto, se determinó que Tituba había embrujado a las niñas.

Tituba aceptó ser una bruja –aunque se cree que lo hizo por salvarse de la horca -, pero el hecho es que luego fue ella la que acusó a las niñas de practicar la brujería, pero éstas se defendieron diciendo que habían sido poseídas por el demonio y que gracias a ello ahora ellas podrían ayudar a las autoridades a identificar a las brujas en la región.






Esto trajo consigo acusaciones injustificadas y toda una masacre a inocentes que simplemente por el hecho de ser sindicadas por las niñas Parris eran condenadas a la horca.

Especialistas médicos han logrado rastrear científicamente a la gente de Massachussets y han determinado la existencia de la enfermedad de Huntington en los genes de muchos de sus habitantes, cuyos síntomas son desórdenes neurodegenerativos, lo que lleva a comportamientos como los desarrollados por las niñas Parris.

Lamentablemente en esas épocas la ciencia no tenía los conocimientos suficientes como para poder determinarla, así que simplemente fue más fácil atribuirlo a la brujería, producto de la ignorancia e intolerancia.




Posteriormente han surgido muchas historias de brujas en Salem y de casos de espíritus de personas ahorcadas que reclaman justicia por lo que se les hizo.


Ver también el museo de las brujas de Salem.


Os dejo el trailer de la película que hicieron sobre las brujas de Salem, os recomiendo verla. Os recuerdo que para escuchar el audio del presente vídeo debéis para la música de fondo del reproductor del blog, se encuentra a la derecha del mismo, gracias.


BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com
BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.