Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-


Sin duda es un elemento imprescindible para cualquier persona que realice con cierta regularidad trabajos mágicos. Se trata de un objeto de precio muy asequible, nada difícil de encontrar y de una potencia tremenda, además de ser un multifunciones de primer orden, tiene la ventaja de no desprender olores que puedan resultar desagradables, no mancha, se limpia fácilmente… ¿se puede pedir algo más?

Se usa sobre todo para limpieza y protección. Puede utilizarse tanto sal de roca como sal marina, ambas son benéficas puesto que, se dice, la primera atrae las bendiciones de los elementales de la tierra y la segunda las de los del mar. En la antigüedad era un bien preciado y, en muchas ocasiones, se utilizaba como moneda de cambio cuando se comerciaba mediante el trueque. Por eso tenía un valor añadido que hacía de la sal un elemento mágico casi reverenciado.

En su momento dedicaré una entrada a la sal como elemento alquímico y simbólico. Como adelanto, puedo decir que es un elemento femenino que se suele contraponer al azufre, que es masculino. Hoy solamente quiero apuntar varios usos muy prácticos y sencillos de la sal. Algunos son muy conocidos puesto que pertenecen al acervo popular, pero otros no tienen un uso tan extendido y, creo yo, merece la pena que se conozcan.

Está muy extendida la superstición de echar una pizca de sal sobre el hombro izquierdo cuando ésta se ha derramado accidentalmente un salero, es una forma de alejar a demonios y malos espíritus. Desde muy antiguo, era costumbre arrojar un buen puñado de sal al fuego cuando entraba en la casa alguien sospechoso de practicar la brujería (negra, se entiende). Una práctica que se solía hacer para estos casos era esparcir sal por el sitio en el que había estado la persona sospechosa y después se recogía, arrojándola al fuego, de tal manera se evitaba que volviera a visitar la casa.

Otra práctica muy antigua para cuando se reciben visitas no deseadas era la de la sal y la escoba. Con cualquier excusa, se abandonaba la habitación donde estaba la persona que no se quería que volviera a la casa, preferentemente en la cocina, se arrojaba un puñado de sal al suelo y sobre ella se colocaba la escoba apoyada por el palo, es decir, con la parte con la que se barre, hacia arriba, después se atendía el tiempo que fuese necesario al la incómoda visita; una vez que esta se había ido, se barría con la escoba la sal, mientras se recitaba una frase en la que se expresaba claramente el deseo de que esa persona no volviera a entrar nunca más en esa casa. Se trata de la llamada Magia simpática, de la misma forma que barres de tu cocina la sal, “barres” a esa persona de tu vida.

Cuando se realizan rituales elaborados de protección y de limpieza de energías negativas, en los que se utilizan varios elementos como velas, inciensos, etc., realizar un círculo protector con sal que rodee todos los utensilios mágicos, nos asegura la protección durante el ritual de los mismos. Cuando se realizan círculos mágicos que rodean solamente el altar o bien el altar y oficiante, es conveniente reforzar el perímetro con sal; hay gente que traza el círculo solo con sal y hay gente que lo hace con tiza, yo aconsejaría, a los que utilizan exclusivamente la tiza que también usen la sal, puesto que es un seguro contra cualquier entidad o energía negativa que pueda sentirse atraída por el trabajo. No olvidemos que cuando se realiza cualquier ritual, por sencillo que este sea, a no ser que se haga de forma mecánica y no sentida, lo normal es que se abran canales que algunas energías no deseables pueden intentar traspasar, un círculo de sal perfectamente cerrado evitará que estas se acerquen.

La sal es un estupendo protector del hogar. Se utiliza para no permitir que nada malo entre en una casa, especialmente entidades no visibles. Para ello basta con espolvorear la sal en puertas y ventanas, creando de este modo una barrera infranqueable para todo lo negativo. Para los enfermos que tienen que permanecer varios días en reposo, se aconseja poner un plato con sal debajo de su cama, cada mañana la sal se renovará, arrojando lejos de la casa la vieja, puesto que la idea es que la sal va absorbiendo la energía negativa que ha enfermado a la persona, así que hay que lanzarla lejos, o mejor, enterrarla, para deshacerse de ella. De nuevo Magia simpática, si alejamos la sal que ha absorbido la enfermedad, estamos simbólicamente expresando que alejamos también el mal de nosotros. Cuando se sospechaba que alguien estaba intentando hacer mal de ojo, una protección era bañar en agua con sal las plantas de los pies y las palmas de la mano tres veces, después se bebían tres sorbos del agua salada y por último se echaba al fuego lo que quedaba de dicha agua.

En muchos pueblos se practicaban, y aún se siguen practicando, sencillos rituales para limpiar de malas influencias la casa, el corral, el establo, el pajar, etc. Simplemente se precisa agua bendecida y sal. Las formas de realizar estos rituales varían un tanto, pero la idea es la misma. Una variante sería arrojar un puñado de sal en todas las entradas que tenga el recinto, acto seguido se rociarán con el agua bendita, esto se acompañará de alguna sencilla oración, rezada con verdadera convicción, para potenciar el efecto. Otra variante sería arrojar la sal y el agua bendita en los cuatro puntos cardinales del lugar a limpiar, pero en esta ocasión, por dentro. Hay una modalidad que se cree más antigua aún y sería modelar una pasta con la sal y el agua bendita, para sellar con ella las puertas y ventanas del lugar.

BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com
BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.