Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-


Madrid, allá por el siglo XVIII, muy cerca del palacio de Liria, existió una casa propiedad del príncipe de Antillanos. Mas tarde viviría en esta casa apartada del centro, Nicolás de Guzmán. A su muerte, la casa estuvo varios años deshabitada, hasta que unos hombres la alquilaron. Por el día no se veía señal de que la casa estuviera habitada, pero por la noche varios hombres se reunían, apostaban gran cantidad de dinero. Una noche se origino una fuerte discusión, de repente se abrió una puerta interior apareciendo un hombre bajito que les impuso silencio. Al principio se sorprendieron, pero pasado un rato volvieron a discutir. Sin saber como, una docena de enanos armados con garrotas se abalanzaron sobre los jugadores golpeándolos. Salieron todos huyendo y no volvieron mas. 

Meses después doña Rosario de Benegas compro esta casa. tardo unos días en decorarla, cuando acabo hecho en falta un cortinón y una imagen del niño Jesús en la cuna. Echaba la culpa a unos de los criados cuando sin saber por donde, entro un duende que le traía la imagen del niño Jesús, detrás de el iban cuatro duendes portando el cortinón. Todos se quedaron boquiabiertos, acto seguido salió huyendo con todos los muebles. 

Volvió a quedar deshabitado la casa hasta que un clérigo de Jaén se instalo allí. Un buen día, cuando escribía al obispo de su diócesis para pedirle ciertos libros del padre Tineo, en ese momento apareció un duende con el libro que el sacerdote le pedía al obispo. El clérigo no se amilano ante este hecho. Días mas tarde, el clérigo se disponía a dar misa en el convento de los afligidos, envió a un paje para que le trajera las vestiduras de ese día. Salía el paje con la ropa cuando un duende le indico: 

”No es ese el color de este día, vuelve a por los ornamentos que corresponden”.

El paje contó lo ocurrido al clérigo jurándole que no volvería a esa casa. como fueron frecuentes las apariciones de estos duendes, el párroco, cedió al fin y decidió marcharse de esa casa.

El clérigo cedió la casa a una lavandera que vivía en el piso de arriba hasta que acabase el contrato de alquiler o hasta que encontrara un piso donde alojarse. Amaneció soleado, dejo la lavandera oreándose la colada en unas matas a orillas del Manzares. Por la noche se desato una tormenta impidiendo a la lavandera ir a buscar la ropa. Lloro amargamente recodando el mal carácter de la marquesa de Valdecañas. De repente oyó un fuerte portazo, bajo corriendo y vio sorprendida a dos duendes empapados dejando en el suelo un barreño con toda la ropa. La lavandera abandono ese mismo día la casa. 

La casa estuvo cerrada pues ya era conocida como casa encantada. Tantas fueron las historias que se comentaron de la casa que la inquisición decidió tomar parte en el asunto:

“Deberá de ser descuartizados con golpe de tenaza y después su carne arrojada a la hoguera” 

Un día, al atardecer, se presentaron frente la casa una comitiva portando velas, agua bendita y sal. El obispo de Segovia vertió sobre las paredes muchos litros de agua bendita, kilos de sal y centenares de rezos y aleluyas concluyendo así el exorcismo. No pudieron cumplir la segunda orden, echar a la hoguera a los duendes, porque no se encontró a nadie.
No contentos con esto, el pueblo se dirigió con picos dispuestos a derribar la casa, poco después incendiaron la casa. años mas tarde, cuando solo quedaban escombros, se vio salir a nueve enanos por una trampilla muy disimulada que había en el piso de abajo. Se dicen que eran falsificadores de monedas y que salían por la noche a distribuir las monedas.

BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.