Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-


Isis quizá sea la diosa más popular de panteón egipcio, Isis “La Gran Maga”, la gran diosa Madre, reina de los dioses, la fuerza fecundadora de la naturaleza, diosa de la maternidad y del nacimiento, en la mitología egipcia. “Señora de las pirámides” en Giza. 

Nombre egipcio: Ast “trono”. 
Nombre griego: Isis. 
Deidad griega: Deméter.

Isis es representada como mujer con el jeroglífico del “trono” Ast sobre su cabeza. Otras veces está sentada, ostentando un tocado con el disco solar, por ser hija de Ra, el dios Solar. Podemos verla igualmente con alas de milano, abriendo sus brazos para bendecir a sus devotos e hijos, simbolizando su maternidad. Con forma de diosa árbol, amamantando al faraón.

En su versión antropomorfa, Isis es representada como una mujer que lleva un ajustado vestido y coronada con el “trono” anteriormente explicado. A comienzos de la XVIII Dinastía y en el período tardío es representada con cuernos y un disco solar entre ellos, al modo de la diosa Hathor, por tanto atributos tomados de esta última diosa. También porta son el sistro y el menat (tomados de la diosa Hathor) y, en sus manos, tan sólo suele llevar el anj (ankh) y un bastón papiriforme.

Osiris, hermano y esposo de Isis, reinaba en el antiguo Egipto con paz, armonía y sabiduría. El Nilo fertilizaba la tierra y las cosechas eran abundantes. Sus súbditos eran felices. Un día, Osiris salió de viaje para conocer otras civilizaciones y dejó el reino bajo el mando de su esposa Isis. Seth, el hermano envidioso, se sintió humillado, pues creía que él debería gobernar y no Isis. Cuando el dios Osiris volvió, Seth quiso hacer una gran fiesta de bienvenida y lanzó un desafío a los invitados: aquél que entrase en el cofre que Seth había traído, éste se lo regalaba como prueba de fidelidad y respeto.

Muchos intentaron pero el cofre resultaba pequeño o grande. Osiris, curioso, quiso probar y le encajó perfectamente bien. Seth sabía el tamaño del hermano y era por esto que el cofre le había servido como un guante. Inmediatamente el hermano, junto con 72 cómplices, cerraron la caja de metal herméticamente y la arrojaron al Nilo.

Isis, con amor y confianza, empezó su travesía tras el cuerpo de su esposo. Después de largas y penosas caminatas por Egipto, la diosa encuentra el cofre con los restos de Osiris. Pero el drama continúa cuando Seth, en su maldad sin fin, robó el cadáver y lo cortó en catorce pedazos que, nuevamente, esparció por todo el reino. Isis no se rinde y, en compañía de su hermana Neftis, la esposa de Seth, recorre cada lugar del reino. Finalmente consiguen encontrar todos los pedazos con excepción del pene. Sin embargo Isis reconstruyó a Osiris, ayudada por Anubis y Neftis, e impregnada de él concibió a Horus niño (Harpócrates), quien posteriormente vengaría a su padre luchando contra Seth.

Agunos de los títulos que recibió la diosa son: “La Gran Señora”, “La diosa madre”, “la Señora del Cielo, de la Tierra y del Inframundo” (en File), “Isis en todas sus manifestaciones”, “Señora de Raanefer”, “La reina de Mesen”, “Señora de Hebet”, “Señora de Abaton”, “Señora de los países del sur”, “Señora de las pirámides”, “la divina, la única, la más grande de entre los dioses y diosas, la reina de todos los dioses”, “el Ojo de Ra, la corona de Ra-Heru, Sept”, “Señora del Año Nuevo…”

El cristianismo adoptó el culto a Isis “diosa de la maternidad” asimilándola a la Virgen María, cuyas maternales y protectoras imágenes están inspiradas en su iconografía.


Las Vírgenes Negras son consideradas antiguas imágenes de Isis, adaptadas al ritual católico posteriormente. Isis quizá sea la diosa más popular de panteón egipcio.Su historia es muy bonita y simbólica. Isis es la hermana-esposa de Osiris. Su nombre original era Istet, que significa literalmente: trono o asiento. De hecho, podemos ver en su tocado una figura muy sejemante a este objeto. Osiris reinaba en el Antiguo Egipto con paz, armonía y sabiduría.

El Nilo fertilizaba la tierra y las cosechas eran abundantes. Sus súbditos eran felices.

Un día, Osiris salió de viaje para conocer otras civilizaciones y dejó el reino bajo el mando de su esposa. Seth, el hermano envidioso, se sintió humillado, pues creía que él debería gobernar y no Isis.

Cuando el dios volvió, Seth quiso hacer una gran fiesta de bien venida y lanzó un desafío a los invitados: aquél que entrase en el cofre que Seth había traído, éste lo regalaba como prueba de fidelidad.

Muchos intentaron pero el cofre ó era pequeño ó era grande. Osiris, curioso, quiso probar y le sirvió perfectamente bien. Seth sabía la medida del hermano y era por esto que el cofre le había servido como un guante. Inmediatamente el dios malo, junto con 72 cómplices, cerraron herméticamente la caja de metal y la tiraron en el Nilo.

Isis, con amor y confianza, empezó su “aventura” tras el cuerpo de su esposo. Después de varias y duras caminadas por Egipto, la diosa encuentra el cofre con los restos de Osiris. Pero Seth, en su maldad sin fin, robó el cadáver, cortándole en 14 pedazos que son nuevamente tirados por todo el Reino.

Isis no se rinde y, con la ayuda de su hermana Nephtis (ésta esposa de Seth), recorren cada parte del reino. Finalmente consiguen encontrarle, con excepción de los órganos genitales. Sin embargo, Isis, además de esposa, era maga, y con su magia construye con madera un pene artificial y logra tener relaciones sexuales con Osiris, quedándose embarazada de Horus, el dios halcón, que posteriormente vengaría su padre en una furiosa batalla con Seth.

Para amarte a ti misma:

Invoca a Isis, la alada diosa Egipcia de la Luna y la mas alta sacerdotisa de la magia, feminidad, maternidad, poder y sanación.

“Amada Isis, diosa del poder de la Paz, por favor infúndame con tu grácil fuerza y tu amorosa confianza.

Ayúdame a ser como tu: refinada, asertiva, amorosa.

Ayúdame a confiar en mi misma.

Ayúdame a volar como un águila en toda forma, para inspirar y ayudar a otros a volar. Gracias


Invocación a la Diosa Isis:

Invoco el poder de la diosa Isis, la madre cósmica de Egipto. Envuélveme en la belleza de tu luz blanca, que protege mi espíritu. Sí, me transformo en un imán poderoso que atrae salud, belleza, amor, sabiduría y riqueza. Mi vida florece con los dones preciosos legados por la protección de Isis y tengo ahora salud, belleza, abundancia, el empleo perfecto para mí y muchas buenas oportunidades. Amen

Ritual del Botón:

Para conseguir que la persona amada regrese ,hay que poseer un botón de una prenda suya y coserlo en un pequeño trozo de tela negra con hilo del mismo color, realizando pequeñas cruces. Mientras debe pronunciar la siguiente invocación:

“Isis, diosa superior, haz que —vuelva a mi lado, si no lo haces, jamás te soltara’ y quedaras prisionera en la oscuridad”.

Cuando la costura haya concluido, se dobla los extremos de la tela de modo que el botón queda cubierto por completo y no le llegue ni la luz ni el aire.

Después se guarda en una caja de madera de sándalo o de cualquier madera olorosa. Cuando la persona amada haya regresado, hay que descoser el botón, devolvérselo y agradecer a la diosa Isis por su generosidad.

BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.