Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-


Cuenta la leyenda que en Salamanca, en la bocacalle de la calle San Pablo, en la conocida "Cuesta de Carvajal" se sitúa " La Cueva de Salamanca", donde el diablo tiempo atrás enseñaba mágicas dotes oscuras.

Actualmente, la cueva de Salamanca se encuentra bajo lo poco que queda de la Iglesia de San Cebrian o San Cipriano como es más conocida. San Cipriano es actualmente el patrón de los magos y nigromante arrepentido.

Se dice que el diablo enseñaba sus artes desde el fondo de la cueva bajo la forma de una mano apoyada en una silla, pero también se hablo de que el maligno maestro no era sino que el sacristán del templo; lo que allí se enseñaba como arte venia a ser: " astrología, geomancia, nigromancia, artes mágicas y muchas otras..." dícese, que el aprendizaje de estas artes era de siete años y que como los años siete eran los alumnos, acabado el aprendizaje de las artes mágicas, uno de los siete alumnos por sorteo para que el resto quedara libre, debía de estar al servicio del "diablo" para siempre.

 
Aquí es donde entra nuestro "Marques de Villena" menos conocido como "Don Enrique de Aragón", fue el alumno aventajado del oscuro maestro, tan aventajado que el alumno superó al maestro, puesto que pensó una manera de librarse de su pago con el "diablo o sacristán".

Dice la leyenda que en la sacristía había una gran tinaja vieja y agrietada tapada con muchos utensilios el "Marques de Villena" aprovecho una ocasión de verse solo y se metió en la tinaja usando la magia aprendida para colocar de nuevo los utensilios tapando la tinaja, y no contento con eso, dejo a la vista un poderoso libro de conjuros, se rumoreaba que pudo ser "el libro de San Cipriano".

El Sacristán al ver que el marques no estaba pensó que uso el libro para escapar y fue en su busca sin cerrar la puerta, es entonces cuando el marques sale de la tinaja y sube las escaleras hasta la iglesia, por si el maestro le viera se esconde tras unas cortinas de dicha iglesia, el sacristán regresa con las manos vacías cerrando las puertas del templo "el Marques de Villena" no se mueve de su escondite y espera con paciencia el paso de la noche, al abrirse las puertas a primera hora para que la gente entre a rezar Enrique se mete entre la gente y a la menor oportunidad sale por las puertas del templo, el sacristán no llega a alcanzarlo pero su mano si consigue alcanzar la sombra del marques que se queda sobre el suelo de la capilla.

Dice la leyenda que al escapar pierde junto con su sombra, su "alma", se rumoreaba que una de las artes que aprendió es la de "la inmortalidad" y que se paseaba por la ciudad sin sombra alguna.

Dícese que los alumnos de dicha cueva poseían el don de la adivinación, el mal de ojo, controlaban las tempestades, sapos, lobos y amenazaban con ello a la gente.

Tanta actividad hace que la cueva siga abierta hasta que Isabel la Católica ordena tapiar la entrada de la cueva.

Al abandonarse por ruina la iglesia, con sus piedras, se ayuda a la construcción de la catedral nueva y es entonces cuando se encuentra la sacristía, puede que parte de su encanto se perdiera con el tiempo, pero lo que nunca pierde es la manera en que la curiosidad del que la visita aumenta su leyenda...

BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com
BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.