Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-

De la familia de las liliáceas, parece que su nombre proviene de la palabra celta “all”, que significa caliente, ardiente.

En el origen parece que no se ponen de acuerdo… para unos proviene de las estepas kirguises, para otros nació en Sicilia y otros sitúan su origen en Asia.

Los egipcios hacían grandes honores a estos bulbos, dicen las leyendas que formaba parte de la alimentación los obreros que construían la pirámide de Gizeh durante la IV dinastía. Los griegos, sin embargo, prohibían la entrada en el templo al que había comido ajo.

El ajo, que ha sido utilizado desde tiempos antiguos como protección contra el mal, la magia negra, los vampiros y otras criaturas sobrenaturales malévolas, era la hierba que Mercurio le dio a Ulises para evitar a la hechicera Circe lo transformara en cerdo.

Según una antigua leyenda islámica, cuando Satanás fue expulsado del jardín del Edén, el ajo brotó en el lugar donde había estado su pie izquierdo y cebollas brotaron del lugar donde había estado su pie derecho.

El ajo, regido por el planeta Marte y bajo la influencia astrológica de Aries y Escorpio, tiene la reputación de proporcionar fuerza física a aquellos que lo consumen.

Como hierba de las artes mágicas, el ajo es utilizado en exorcismos, ritos de purificación y como protección contra influencias malignas. De acuerdo a las antiguas leyendas populares europeas, el ajo también tiene el poder sobrenatural de alejar a los vampiros chupa-sangre.

Para preservarse de todo maleficio, se cogen siete ajos a la hora de Saturno, se ensartan en un cordelito de cáñamo, se llevan suspendidos del cuello durante siete sábados, y se quedará libre de hechizos para toda la vida.

Para alejar a los pájaros de un árbol, basta untar las ramas con ajo.

Si se desean ajos inodoros no hay más que plantarlos y cogerlos cuando la luna no se halla sobre nuestro horizonte.

Porque el ajo contiene sulfuro de alilo, esencia volátil que contiene a su vez alicina, la cual, como es bien sabido, posee grandes propiedades bactericidas y podría en cierto sentido, ser considerada como uno de los primeros antibióticos naturales, la Señora Naturaleza ha hecho bien las cosas…

Además, el ajo contiene igualmente azufre, yodo, sílice, que hacen de él un extraordinario desinfectante, sobre todo para los pulmones, ¿lo sabíais?

Investigadores americanos han descubierto en el ajo una virtud extraordinaria: es anticancerígeno.

Después de diversas investigaciones, se ha podido establecer que el cáncer es poco menos que desconocido entre los pueblos que hacen un uso importante de estos bulbos; y se cita a este respecto a los chinos, los servios y los franceses de Provenza, que desde hace muchísimo tiempo lo consumen en grandes cantidades. ¿Cómo explicar todo esto? Probablemente por alguna función inhibidora que el alilo ejerce sobre las formaciones neoplásticas.

Gracias a su poder de activar la secreción de jugo gástrico y de cuidar las paredes del estómago, el ajo es a la vez aperitivo y digestivo. Y muchos se preguntarán ¿Cómo puede ser digestivo si su estómago no lo tolera? Pues esto tiene una explicación: que no ha sido lo suficientemente masticado y salivado. La solución para la intolerancia de estas personas sería tan fácil como beber un poquito de agua con arcilla junto con el ajo. Y esto lo digo por todas estas personas que quieren hacer esa maravillosa cura de tomar un ajo en ayunas (o junto con un limón exprimido) para bajar el colesterol, entre otros muchos más beneficios.

BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com
BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.