Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-



Muchos de nosotros hemos crecido fascinados con los cuentos infantiles que nuestras mamás o papás nos contaban por las noches acurrucados bajo las mantas. Esos cuentos en los que los niños vencían a los gigantes y a las brujas malvadas utilizando su ingenio, que nos transportaban a otros mundos y nos dejaban la agradable sensación de compartir un poco al final la victoria del héroe. Un héroe o heroína, que no era más que un niño como nosotros, con el que podíamos identificarnos fácilmente y hacer nuestras sus hazañas…

Cada vez son más los detractores de los cuentos de hadas clásicos, porque alegan que son demasiado violentos y agresivos y animan a los niños a vivir en mundos de fantasía que no les serán nada útiles en la vida real. Pero lo cierto, es que los cuentos de hadas han sobrevivido durante generaciones, desde sus inicios en la tradición oral, y siguen resultando atractivos a los niños de ahora igual que lo hicieron hace cien años.

Todos hemos experimentado o visto en algún niño esa inequívoca fascinación al escuchar un cuento de hadas. Pero, ¿Cuál es su secreto? Para empezar, los cuentos de hadas hacen referencia a problemas humanos universales, o podríamos decir a problemas que preocupan a especialmente a los niños de manera universal. No se refieren a las condiciones específicas de la vida moderna, sino a los problemas internos con los que los niños se debaten a diario. Tratan de las angustias existenciales como la necesidad de ser querido, el miedo a que nos consideren despreciables, el amor a la vida y el miedo a la muerte. Y lo hacen ofreciendo soluciones que los niños pueden comprender con facilidad.

La historias  modernas para niños parecen evitar los problemas existenciales, son historias “seguras” que no mencionan ni la muerte, ni la maldad, ni el envejecimiento. Las que son estrictamente realistas, directamente van en contra de las experiencias internas del niño y no permiten que extraiga ningún significado personal que trascienda su contenido más evidente.

Es muy habitual que durante una temporada un niño parezca obsesionarse con un cuento y nos pida que se lo leamos una y otra vez de forma repetitiva hasta que de repente un día se termina el encantamiento y el cuento es olvidado. Ese cuento en particular estará haciendo referencia a un problema interno que el niño esté viviendo en ese momento. En cuanto haya obtenido lo que necesitaba del cuento, éste pasará a un segundo plano. El que sea un cuento y no otro en un periodo determinado, depende del estadio de desarrollo psicológico en el que se encuentre el niño, de su situación actual y los problemas que le preocupen en este momento. El niño por sí mismo sentirá cuál es el cuento necesario para enfrentarse a la situación interna que esté viviendo y nos pedirá que se lo leamos una y otra vez para sacar el máximo provecho a lo que la historia le ofrece.

Los cuentos de hadas apelan al inconsciente de los niños hablándoles de los problemas que les preocupan en un lenguaje que pueden entender con facilidad: de forma simbólica. A través de ellos, el niño puede aprender valiosas lecciones (como que enfrentarse a las dificultades nos hace más fuertes), encontrar posibles soluciones a lo que le preocupa y sobre todo, vivir emociones y dar rienda suelta a sus sentimientos más inconfesables en un entorno seguro en el que su identidad no se vea amenazada.



BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com
BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.