Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-


El aloe vera es una planta de la que existen más de 200 variedades, pero es siempre fácil de reconocer por sus hojas de color verde claro con borde dentado espinoso. Sus flores llaman especialmente la atención porque crecen como racimos de diferentes colores. Es muy fácil de cultivar y crece en cualquier suelo, simplemente con que tenga un buen drenaje.

Las propiedades medicinales y mágicas del aloe vera son enormes. Casi siempre se aplica de manera externa usando la gelatina que se encuentra en el interior de sus hojas. Hay que decir es un excelente tratamiento para heridas y problemas de la piel y que también se usa como crema o aceite para tratar enfermedades como el reumatismo, artritis, dolores musculares, osteoporosis…

Si hablamos de sus propiedades mágicas hay que destacar que esta planta está considerada como un símbolo de la suerte y la protección. Incluso en África se cuelga en la puerta de las casas para ahuyentar los malos espíritus. También es una de las plantas que se usa más en los rituales de purificación chamánicos gracias a sus efectos sobre el alma y a su poder energético.

El aloe vera es, de igual manera, una planta especialmente indicada para realizar la limpieza ambiental de un espacio, tanto a nivel de energías negativas como de radiaciones físicas. De hecho, una de sus principales características es su capacidad de absorber sustancias tóxicas, por lo que elimina las radiaciones y las altas concentraciones de elementos como pinturas o plomo.

Bajo el género de Aloe se agrupan más de 250 especies originarias del este y sur de África, donde ya era conocida tres mil años atrás. El Papiro de Ebers que data del 1.500 A. de C. y se conserva en la Universidad de Leipzig, figuran las innumerables propiedades medicinales de esta planta.

El mismo Aristóteles recomendó a su discípulo el rey Alejandro Magno la conquista de la isla de Socorra (en el Océano Índico), ya que “allí crecía por doquier” y era una planta indispensable para la cicatrización rápida de las heridas que recibían los soldados en batalla. Llegó Aristóteles a esta conclusión tras observar que al cortar una de las hojas de esta planta, con el fin de no perder su jugo emitía una rápida respuesta de cicatrización y la llevó a la práctica usándola en las heridas de las personas obteniendo el mismo resultado.

Los chinos, también la conocían y la llamaban “planta medicinal”. Los africanos le daban el nombre de “planta para quemaduras” e incluso el calificativo de “planta de la inmortalidad” se le atribuye a Cleopatra ya que al parecer formaba parte de los ingredientes utilizados en sus tratamientos de belleza

No se puede pasar por alto que es una de las plantas citadas en la Biblia, tanto en el Antiguo Testamento:

                              “Mirra, aloe, casia, exhalan tus vestidos…
                                                                (Salmos, 45,9)
Como en el Nuevo:

                   Vino [José de Arimatea], pues, y tomó su cuerpo.
                   Llegó Nicodemo, el mismo que había venido a Él
                  de noche al principio, y trajo una mezcla de mirra
                  y  aloe…
                                                                 (Juan 19, 38-40)
Haciendo referencia, este último, al embalsamamiento de Jesús de Nazaret.

Los musulmanes, que la consideran un símbolo religioso, al volver de su peregrinación a la Meca la cuelgan de los dinteles de sus casas como un honor distintivo y señal de haber cumplido con esta obligación. En Andalucía existían grandes plantaciones de aloe en tiempo de los árabes, entusiastas propagadores del uso medicinal del acíbar.

Dioscórides  trata de él en el capítulo 23 de su III libro.





BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com
BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.