Blogumulus by Roy Tanck and Amanda Fazani

+A| A| A-


EL ORACULO DE LAS MONEDAS.

Desde muy antiguo se han utilizado las monedas para adivinar el futuro o para tomar decisiones importantes.

Aparte de su indudable valor para comprar, también son necesarias en el sentido de que pueden ayudar al hombre a decidir cuestiones relevantes sobre su futuro.

Lo primero es elegir bien las monedas. No importa el metal en el cual estén realizadas, su color, peso, o que sean de uso corriente, aunque son preferibles las antiguas. Pero si es importante que las guardemos en un sitio aparte y no se toquen nada mas que para este ritual.

A continuación, una vez elegidas, se deben limpiar de vibraciones negativas. Existen muchísimos rituales, desde frotarlas con hojas de laurel durante cinco días, a pasarlas bajo el grifo abierto durante tres minutos, para, a continuación, dejarlas secar a la luz del sol y exponerlas desde el mediodía hasta la caída del sol.

Como en todo ritual adivinatorio, es imprescindible una máxima quietud, sosiego, y ambiente de concentración para llevarlo a cabo.

Solo queda formular la pregunta -clara y precisa- en voz alta, y arrojar, según la consulta, una, dos, o tres monedas, y a continuación, interpretar la respuesta según estos resultados.

Si se tira una moneda, según se ha interpretado siempre, la cara significa si y la cruz no.

Si son dos las monedas que se tiran, pueden salir tres resultados:

Si salen dos caras, es un si bastante rotundo (o resultado muy positivo).

Si salen una cara y una cruz, es que el resultado es tan poco preciso que ha de realizarse otra pregunta (o un resultado indiferente).

Si son dos cruces, es un resultado con un no bien rotundo (o resultado muy negativo).

Si finalmente son tres las monedas que se tiran, estas pueden ser las distintas interpretaciones:

Tres caras: es una tirada muy positiva, pero con una posibilidad de algún cambio imprevisto.
Dos caras: es una tirada de mucha fortuna. Es un si muy rotundo.
Una cara: Es un signo desfavorable, un no claro a la pregunta. Si no sale ninguna cara, es un signo de mala suerte, pero de muy poca duración. Es un no pero nada rotundo, con cambios imprevistos.

Otra manera muy fácil de realizar la adivinación por monedas, es la siguiente: buscamos una superficie plana y rígida donde colocar una tabla fabricada por nosotros, con tres círculos concéntricos donde en uno de ellos hayamos inscrito un SI, en otro un NO, y en otro QUIZAS.

Se formula en voz alta una pregunta clara y precisa y tiramos una moneda al aire con la intención de que caiga sobre los círculos que hemos dibujado, y lo interpretamos según donde caiga dicha moneda.

Si esta cae tres veces consecutivas fuera de los limites del circulo es que hay que hacer otra pregunta, o formularla de forma mas clara, o bien dejar la consulta para un momento en que estemos mas concentrados .

LA PESOMANCIA:

La Pesomancia es una técnica adivinatoria que se sirve de piedras y guijarros para hacer predicciones a corto plazo. Es un sistema que popularizaron los árabes, aunque parece que es originario de la antigua Caldea.

La técnica consiste en coger un puñado de piedras pequeñas (da igual el color o el número de ellas) entre las palmas de las manos y agitarlas mientras se piensa en la pregunta que se quiere responder.

Previamente se habrá dibujado un círculo en el suelo de un metro de diámetro más o menos.

Se arrojan las piedras al aire procurando que caigan dentro del círculo.

Si las piedras caen juntas en un montón, la respuesta es negativa.

Si caen muy distanciadas, la respuesta es positiva.

Si caen esparcidos pero en parejas, la respuesta es positiva pero costará conseguir lo que queremos.

Si no caen dentro del círculo, es aconsejable dejar la pregunta para otro momento.


BannerFans.com

+A| A| A-


La leyenda de la Santa Compaña es española, concretamente gallega. Galicia es famosa por sus leyendas y tradiciones celtas y la de La Santa Compaña es una de las más conocidas.

Según cuenta la tradición, la Santa compaña es una procesión de muertos que vagan por los caminos durante la noche. Acostumbran a caminar en dos hileras, descalzos y envueltos en sudarios y les precede un intenso olor a cera quemada procedente de los cirios que portan (según algunos, estos cirios no pueden ser vistos por ojos humanos).

Al frente de la comitiva camina un vivo, con una cruz de madera y un caldero de agua bendita y está condenado a preceder todas las noches a la Santa Compaña, sin mirar nunca atrás, hasta que se encuentren con otra persona viva que le sustituya.

Durante el día, el portador de la cruz y el agua bendita hace vida normal y no recuerda lo que ha hecho durante la noche. Pero, por la falta de descanso, irá palideciendo y adelgazando sin que nadie sepa dar razón de la enfermedad que le aqueja y que acabará llevándole a la tumba si no es sustituido antes por otro desafortunado.

Algunos dicen que dependía quién fuera el patrón del pueblo, bien fuera santo o santa, para que entonces tuviera que ser un hombre o una mujer la que tuviera que llevar la cruz. De esto sólo he obtenido información en los artículos, no es algo que haya escuchado de boca de un quintelano.

Un aspecto en lo que sí coinciden todas las leyendas, es que pasada la noche y volviendo la luz del día a reinar en el lugar, el portador no recordaba nada de lo que había ocurrido la noche anterior pudiendo despertarse en cualquier lugar. Los lugareños de Quintela y alrededores aseguran que no se podía despertar a la persona que estaba portando la cruz mientras estaba vagando por las calles con las ánimas pues su vida podía correr peligro.

El secreto para reconocer a aquellos que están portando  la cruz es que, con el paso de los días, comienzan a tener un aspecto más bien taciturno, de extrema delgadez y palidez que va recordando al abandono de la vida para acercarse a la muerte. Esto se debe a que una vez que porte la cruz, noche tras noche tendrá que acudir junto con la comitiva sin posibilidad de descanso, sus noches ahora serán de la Santa Compaña.

Sólo podrá salvarse de la Santa Compaña si la muerte acude a su encuentro o bien, si en este recorrido otro hombre o mujer es sorprendido, librando de la carga al portador y convirtiéndose él en el nuevo portador. Algunas leyendas dicen que durante este tránsito las ánimas van realizando sus rezos o unos profundos cánticos fúnebres que acompañan con el toque de la campanilla cuando así es preciso.

Parece que esto es una absoluta certeza para todos aquellos que escucharon hablar de la Santa Compaña, para aquellos que conocieron a alguien que portó esa cruz e incluso para diferentes leyendas.

Los animales pueden ver a esta comitiva. Los perros, por ejemplo, comienzan a ladrar lo que parece que es a la nada, se inquietan, se ponen nerviosos, no saben que hacer y no pueden parar de ladrar cuando, de repente, se paran, se sientan y sólo observan. Uno sólo puede preguntarse ¿Qué ha pasado? Y es entonces cuando uno lo habla con sus mayores y le empiezan a contar…

Se dice que la Santa Compaña vaga todas las noches para anunciar la muerte de alguien, reclamar su alma o recordar a algún vivo algún error cometido o alguna promesa incumplida.

Cada leyenda tiene su propuesta de protección, la que yo conocía es que uno debe de dibujar un círculo en el suelo alrededor de uno y, por todos los medios, evitar mirar a las almas ya sea cerrando los ojos, mirando hacia el suelo o incluso tumbándose boca abajo.

Además, si puedes esperar a que terminen de pasar rezando tus mejores oraciones para que te protejan mejor que mejor, de esta manera tampoco escucharás lo que dicen ni tendrás la tentación de mirar.

Otros dicen que uno se eche a correr todo lo posible para evitar que le cojan y sin duda alguna, si uno tiene la facultad de verlos por nada del mundo se acepte nada de ellos, ni la vela, ni el candil ni nada que puedan darle porque entonces uno quedará condenado.

Si hay algún crucero “cruceiro” de caminos en el lugar donde te encuentras, dirígete a toda prisa hacia él pues ese lugar es sagrado, un lugar donde no podrán capturar tu alma.


BannerFans.com

+A| A| A-


Catherine Deshayes (1640-1680)

Muchas han sido las mujeres que a lo largo de la historia han sido condenadas por brujas. Desde un inofensivo elixir de amor hasta una peligrosa y macabra magia negra, algunas de estas mujeres se movieron en terrenos pantanosos. En la esplendorosa Francia del Rey Sol, se vivió uno de los episodios más oscuros de la historia de la brujería, no en vano, dicho lamentable capítulo fue definido como el “Asunto de los venenos”. Más de 300 personas, muchas de ellas de alta alcurnia, demasiado cercanas al rey, fueron inculpadas, por cómplices, hacedores o impulsores de las más terribles actividades brujeriles. Una mujer, impasible, imperturbable, fue detenida a las puertas de una iglesia. Conocida como la Voisin, fue quemada viva por sus reiteradas actividades lucrativas relacionadas con embrujos, elixires, ritos de magia negra, abortos, asesinatos y envenenamientos.

De Catherine Deshayes, nacida en Francia en 1640, poco o nada se sabe sobre sus orígenes. La historia la encuentra casada con un joyero llamado Antoine Monvoisin, con el que tuvo al menos una hija, Marie-Marguerite Monvoisin, quien tendría también un papel destacado en el asunto de los venenos.

Parece ser que Catherine inició sus actividades como curandera tras la ruina de la joyería de su marido. Sostuvo la economía familiar con la lectura del futuro a partir de los rasgos faciales y de las manos. Pero la fama de Catherine se fue extendiendo a medida que sus sortilegios y embrujos parecían surtir el efecto deseado. Sus conocimientos de medicina y de hierbas y ungüentos la hicieron famosa hasta el punto de que un reguero de mujeres y hombres acudían diariamente en petición de ayuda.

Sus métodos pronto derivaron en extrañas fórmulas que hacían desaparecer en incomprensibles circunstancias a aquellos que amargaban la vida de sus desesperadas clientas, porque ellas, las mujeres de la alta nobleza, se convirtieron en las más asiduas visitantes del extraño hogar de la Voisin.

Pero Catherine no era un caso aislado en la Francia del siglo XVII. Las misteriosas muertes por envenenamiento o intoxicación que se sucedían en París en aquellos tiempos hicieron sospechar a la policía de que aquello no podía ser obra de una sola persona ni fruto de la casualidad. El 8 de marzo de 1679, Luis XIV ordenaba la creación de una corte especial conocida como al Chambre Ardente y dirigida por el teniente Nicolas de La Reyne, que intentara dilucidar aquellos supuestos y extraños crímenes.

Tras unas cuantas detenciones, le tocó el turno a La Voisin. En 1679, tras asistir a la misa del domingo, Catherine fue detenida. La Reyne sospechó de ella al encontrar en su casa de la rue Beauregard un pabellón con las paredes tapizadas de negro y un altar decorado con una cruz y velas negras.

La detención de Catherine, junto con Marie Bosse y Adam Coeuret, daría un giro a la investigación. Acusándose unos a otros, “confesaron haber hecho abortar a un número elevadísimo de mujeres, haber envenenado por encargo a diversas personas, haber practicado magia negra y haber organizado ritos satánicos y misas sacrílegas en el curso de las cuales se sacrificaba recién nacidos”.

Durante el proceso de Catherine, nombres cercados a la corte del rey provocaron aún más problemas a los investigadores. Uno de esos nombres era el de la favorita del rey, Madame de Montespan, quien según La Voisin, había sido cómplice de sus actividades demoníacas en más de una ocasión.

El final de Catherine estaba claro. Fue condenada a ser quemada viva. El 22 de febrero de 1680, el castigo se cumplió en la plaza de la Grève a manos de un verdugo que muchos afirmaron que había sido su propio amante.

La muerte de la Voisin desató de repente la lengua de los demás acusados. Muchos de ellos volvieron a nombrar a la favorita real. Luis XIV intentó sin éxito quemar todas las pruebas inculpatorias contra su favorita. Cuando en 1682 se disolvía la Cámara Ardiente, habían sido encarceladas o ejecutadas todas aquellas personas que mencionaron en algún momento del proceso el nombre de Athenaïs de Montespan.

Catherine Deshayes fue una de los más de 300 nombres incluidos en el vergonzoso asunto de los venenos, aunque fue quizás el nombre más conocido, no en vano “quedó su legendario recuerdo como reina de las brujas”

BannerFans.com

COMPARTE DONDE QUIERAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
DÍAS DE VIDA


ARTÍCULOS


COMENTARIOS
BannerFans.comIMAGEN 215 X 220
BannerFans.com
BannerFans.com BannerFans.com
BannerFans.comConócete mejor y visita tu Horoscopo, haz click en la imagen... BannerFans.com


            

Sígueme en facebook
Sígueme en Twitter
Sígueme en youtube
Sígueme en google+
Sígueme via RSS
Contacta
Únete a la página de tuenti
Añadir a favoritos
Te conjuro, espíritu del Mal, para que no te acerques a este blog, ni a su autor, ni a su familia; y que te alejes de esta medalla de San Benito bajo cuya protección y amparo ha sido colocada; en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Asimismo, que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del Adversario, todo el poder del Diablo, todos los ataques e ilusiones de Satanás, a fin de que todos los que la usaren gocen de la salud de alma y cuerpo. Amén. Así sea.